La rivalidad entre los Gigantes y los Dodgers algunas veces es fea. En…

Cuando los fanáticos de los Giants vestidos de naranja y negro comenzaron a reunirse fuera del Oracle Park el viernes, reflexionaron sobre las razones por las que los juegos contra los Dodgers a menudo han terminado en peleas, lanzamiento de cerveza y momentos aún más desafortunados.

“Simplemente son muy volátiles en Los Ángeles”, dijo Jayni Wong, de 57 años, que llevaba una máscara con el logotipo de los Gigantes. “No hace falta mucho para que un aficionado de los Dodgers estalle”.

“El coeficiente intelectual medio de un seguidor de los Dodgers es mucho menor que el de un fanático de los Gigantes”, explicó Don Davis, de 64 años, trabajador de la construcción. “Y tampoco saben aguantar el alcohol”.

Mientras los Blue Angels tronaban en lo alto de la Semana Aérea y las naves surcaban la Bahía de San Francisco durante una tarde soleada y con brisa, los aficionados que esperaban el primer partido de la serie de playoffs entre los Giants y los Dodgers hablaban con franqueza sobre la rivalidad entre los equipos desde que se enfrentaron en Nueva York hace décadas.

Las pasiones entre las aficiones se han vuelto violentas en ocasiones. En 2013, la policía señala que un hombre de 24 años que vestía de azul de los Dodgers fue apuñalado hasta la muerte en medio de una pelea con aficionados de los Gigantes después de un partido, a cinco cuadras del AT&T Park. Eso siguió a un ataque en 2011 a Brian Stow, un fanático de los Gigantes que fue golpeado casi hasta la muerte por fanáticos de los Dodgers en Los Ángeles.

Stow, que sufrió daños cerebrales y quedó discapacitado por el ataque, se ha convertido en una leyenda para los aficionados de los Gigantes. Sentado en una silla de ruedas en el campo del estadio de los Gigantes en un partido de la Serie Mundial en 2014, Stow gritó: “Rueda la pelota”.

En el partido inaugural de los Giants esta temporada, Stow, con la cabeza llena de cicatrices y apoyado en un andador, hizo el primer lanzamiento. El público lo ovacionó.

“Creo que odio es una buena palabra”, señaló Mike Morales, de 60 años, al caracterizar la enemistad entre los aficionados de los Giants y los Dodgers. “Es el fuego más caliente que te puedas imaginar. Puedes sentir el calor”.

Los aficionados de los Dodgers, consideró fuera del Oracle Park, son “arrogantes. Muy arrogantes. Creo que nunca he conocido a un fanático de los Dodgers que me guste de verdad”.

Aunque los seguidores de los Dodgers ciertamente merodeaban el viernes por la tarde, el azul no se veía por ninguna parte entre las multitudes del Oracle Park a media tarde, lo que dio a los aficionados de San Francisco un amplio margen para desahogarse no solo sobre los Dodgers, sino sobre la ciudad que los anima.

“Creo que odio es una buena palabra. Es el fuego más caliente que te puedas imaginar. Puedes sentir el calor”.

Matt Davis, de 36 años, que iba al partido con su padre, comentó que la rivalidad reflejaba las diferentes culturas de Los Ángeles y San Francisco.

“L.A. es ostentosa y glamurosa, mientras que San Francisco es más relajada”, expresó. “En Los Ángeles se trata más de la vanidad y de ser visto. Llegan tarde a los partidos, se van temprano y abuchean a su propio equipo”.

Por si alguien se lo preguntaba, su padre quiso dejar claro un punto. “Odiamos a los Dodgers”, intervino Don Davis.

Algunos han considerado la rivalidad como un signo de inseguridad de San Francisco a medida que L.A. crecía hasta convertirse en una metrópolis dominante con una próspera industria del entretenimiento y una escena musical, además de restaurantes de renombre nacional que la ciudad de la bahía había eclipsado.

Durante un tiempo, “Los Ángeles estuvo en la cúspide”, reconoce Edwin Cortez, de 57 años, especialista en ocio jubilado. “Pero llegamos a la cima con el nacimiento de Silicon Valley”.

Don y Matt Davis, fans de los Gigantes que tienen fuertes opiniones sobre sus homólogos de los Dodgers. (Maura Dolan / Los Angeles Times)

(Maura Dolan / Los Angeles Times)

Algunos aficionados a los Gigantes insisten en que la rivalidad es divertida. Explicaron que tenían buenos amigos que animaban a los Dodgers, y que, aparte de algunas bromas, se respetaban y valoraban mutuamente.

Nicole Coleman, de 33 años, una administradora que vino en coche desde Modesto para asistir al partido dijo que tanto los aficionados de los Gigantes como los de los Dodgers eran igualmente conflictivos a veces. Ambos quieren ganar y aman a sus equipos, indicó.

Sin embargo, se sintió obligada a señalar una diferencia.

“Creo que los seguidores de los Gigantes tienen más clase”, añadió.

El columnista deportivo del San Francisco Chronicle, Scott Ostler, comentó el extraño desequilibrio de la rivalidad cívica, en la que la mayor parte de la animosidad fluye de norte a sur. Ha sido así desde que se tiene memoria, dice Ostler, que creció en Los Ángeles y que anteriormente escribió para The Times.

“Lo extraño es que San Francisco tiene una especie de mentalidad pueblerina, quizá un provincianismo”, señaló Ostler en una entrevista. “Y nunca lo entendí porque crecí en el sur de California y pasé décadas allí. Nunca conocí a nadie que dijera que odiaba el Área de la Bahía o San Francisco. Es realmente una especie de calle extraña, de un solo sentido”.

Los angelinos han escuchado todas las burlas sobre su tráfico, smog, así como otros problemas y simplemente no hacen caso de eso, dijo Ostler.

“No se puede enfadar a la gente de Los Ángeles hablando mal de su ciudad, porque saben que no es perfecta, pero aun así la aman”, indicó el columnista, que ha cubierto todos los equipos de las grandes ligas de San Francisco en sus 30 años en el Chronicle.

“Sin embargo, no funciona en ambos sentidos. Si vinieras a San Francisco y dijeras algo malo, te dirían: ¡No puedes hablar así de nuestra ciudad! Nunca lo he entendido del todo. Es un fenómeno extraño”.

El alcalde de Sacramento, Darrell Steinberg, que creció en los suburbios a 15 minutos del viejo Candlestick Park, dijo que tiene amigos a ambos lados de la competencia entre los Gigantes y los Dodgers. Cree que la mayoría de ellos tienen la rivalidad en perspectiva, pero disfrutan de las bromas que se hacen unos a otros.

“Ahora necesitamos mucha diversión y distracciones, así como más razones para conectarnos”, subraya Steinberg. “La rivalidad entre los Gigantes y los Dodgers nos da todo eso. Que gane el mejor equipo”.

Hizo una pausa: “Pero más vale que sean los Gigantes”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.



Click: See details

Leave a Reply